Ya tengo varios meses desde que deje de escribir en este Blog, ahora tengo un nuevo proyecto, en: http://estudiandomedicina.blogspot.com/
Los invito a que visiten este nuevo Blog =)

lunes, 14 de abril de 2008

LÓGICA DEL CRECIMIENTO (primera parte)

Año XLV octubre de 2005 No. 933

Nota del Editor: Efectuó estudios de Economía y Administración en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.
Abogado de la Escuela Libre de Derecho. Realizó estudios de Administración Pública en la Universidad de Nueva York. Cursó la Especialidad de Finanzas Públicas, Maestría y doctorado de la División de Estudios Superiores de la Facultad de Derecho de la UNAM
Recibió El Doctorado Honoris Causa en Ciencias Sociales de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala.

Publicado con Autorización

*

ECONOMIA: LÓGICA DEL CRECIMIENTO (primera parte)



Competitividad, globalización y crecimiento



Una decisión a la que se enfrenta cualquier empresario es escoger el lugar donde operará su empresa. Hace décadas los empresarios elegían una ciudad en su país que les brindara infraestructura, mano de obra, seguridad, comunicaciones y servicios básicos a un mejor precio.


Actualmente, con la reducción de las distancias y la comunicación de los mercados, la decisión de donde invertir, crear empleos y producir, implica decidir entre diversas ciudades de los cinco continentes.


Los costos de la electricidad, diesel, gas, entre otros insumos básicos, son comparados. Los impuestos y las cargas laborales también son ponderadas a la hora de tomar una decisión. La seguridad, la rapidez y la imparcialidad del sistema judicial y la estabilidad de las instituciones políticas, son factores determinantes para que arribe o emigre inversión en un país y crezca la nativa.


Más allá de las posturas llamadas de derecha, izquierda, neoliberales, populistas y de las promesas y buenos deseos de los gobernantes, los países que arrojarán un mayor crecimiento en los próximos años serán aquellos que comparativamente brinden menores costos y una mayor seguridad a los inversionistas.


Al consumidor generalmente no le interesa dónde fabrican un producto, sino su calidad y precio, por lo tanto, si una empresa quiere sobrevivir, en una época donde el consumidor puede escoger entre mercancías de cualquier lugar del mundo, tiene que ser globalmente competitiva y para lograrlo debe establecer sus unidades de producción donde le brinden las mejores condiciones laborales, fiscales, judiciales y administrativas.


Los gobiernos que por cuestiones dogmáticas, pleitos partidistas, inestabilidad política o cualquier otra razón, no hagan competitivo su entorno fiscal, laboral, energético, judicial y administrativo, perderán competitividad, lo que significa una menor afluencia de inversiones, menor creación de empleos y bajos crecimientos.


Las decisiones y posturas de gobernantes, legisladores, sindicatos, grupos empresariales y demás actores políticos, que impidan aumentar la competitividad global de un país, independientemente de las razones que esgriman, son en gran medida responsables de la falta de empleos y crecimiento económico.


"A pesar de que la acumulación de capital físico puede ser considerada una condición necesaria para el desarrollo, no se ha probado que sea suficiente. "
G. M Meier
Leading Issues in economic developement
Oxford University Press



*tomado de la publicación mensual, correspondiente al mes de octubre de 2005, del CEES (Centro de Estudios Económico-Sociales), "tópicos de actualidad" "Lógica Del Crecimiento" Luis Pasos (Número 933, ISSN 1609-8072).


puedes encontrar y descargar esta y otras publicaciones desde la página del CEES www.cees.org.gt

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La mayoría de los seres humanos son como las hojas que caen de los árboles, que vuelan y revolotean por el aire, vacilan y por último se precipitan al suelo.

Otros casi son como estrellas, siguen su camino fijo, ningún viento los alcanza, pues llevan en su interior su ley y su meta.

HERMAN HESSE

¿y tú, mi estimado lector, de cuales eres?