Ya tengo varios meses desde que deje de escribir en este Blog, ahora tengo un nuevo proyecto, en: http://estudiandomedicina.blogspot.com/
Los invito a que visiten este nuevo Blog =)

domingo, 24 de octubre de 2010

Revolucion 20 de Octubre 1944 -I- Alfonso Bauer Paiz

Les dejo la primera parte de este analisis de Alfonso Bauer Paiz sobre la Revolucion del 20 de Octubre de 1944, publicado en la seccion de Opinión, del diario LaHora Lunes, 18 de Octubre de 2010

Revolución 20 de Octubre de 1944 -I- Alfonso Bauer

(Analizada conforme conceptos sobre vocablo REVOLUCIÓN de Enciclopedia Política). Con motivo del sexagésimo sexto Aniversario del triunfo de la Revolución del 20 de Octubre de 1944, me propongo escribir algunos artículos sobre esa célebre efeméride, no para eruditos, sino para quienes eran niños al ser derrocado el presidente Árbenz y para los nacidos a partir de 1954, ya que en general, a estas personas el sistema educativo público y privado les ha ocultado ese proceso revolucionario democrático, representativo y participativo y, también con el objeto, de señalar que la caótica crisis político-social, corrupta y de explotación bárbara a la mayoría de la explotación, sólo se resuelve con otra revolución.


Alfonso Bauer

En este primer artículo sólo planteo los criterios del doctor Rodrigo Borja, ex Presidente del Ecuador, autor de la Enciclopedia citada, respecto a lo que es una revolución y determinar que la del 20 de Octubre de 1944, lo fue y por qué es urgente e indispensable otra, para bien del pueblo. La Revolución es un movimiento axial que entraña un cambio institucional y no simplemente personal en la organización del Estado. O sea que la transformación revolucionaria no se satisface con la mera sustitución de unas personas por otras en el ejercicio del poder -como ocurre con la rebelión- sino que busca la modificación estructural de la organización, la revolución implica un cambio de naturaleza institucional, mientras que la rebelión, sólo persigue la sustitución de los titulares del gobierno, supone un cambio de carácter personal en el Estado. El movimiento revolucionario germina abajo en los estratos sociales sumergidos, aunque sus dirigentes generalmente provienen de las capas medias. La revolución persigue como objetivos estratégicos, según las circunstancias, la libertad de las personas, el rescate de la dignidad humana, la independencia nacional, el desarrollo económico, la justicia social. La redistribución de la propiedad y del ingreso y el eficaz aprovechamiento de los recursos naturales, en el marco de una nueva y diferente forma de organización estatal. La revolución es la culminación violenta de un proceso de creciente discrepancia entre la actual forma de organización social y los anhelos renovadores de la colectividad, o dicho de otra manera, entre el derecho escrito y las convicciones jurídicas de una mayoría o de un poderoso sector dentro de la sociedad. No hay revolución sin violencia, Marx sostenía que la violencia es la partera con ayuda de la cual una vieja sociedad da a luz una sociedad nueva. Es la violencia instrumental, la violencia como método de lucha, como medio para destronar a la clase dominante y reemplazarla por otra, conquistar los mandos del Estado y con ellos producir la transformación social. El método revolucionario más usual ha sido el del foquismo revolucionario, que es una técnica de lucha irregular de pequeños grupos armados contra ejércitos convencionales, que se propone desgastarlos militarmente y dar inicio a un proceso general de insurrección capaz de conducir a la toma revolucionaria del poder. (Pero, Rodrigo Borja cree, ahora, que el foquismo revolucionario es de muy dudosa eficacia en los momentos actuales, entre otras razones por el avance de la tecnología militar y porque los ejércitos regulares se han adiestrado en técnicas de "contrainsurgencia"). Para que sea factible una revolución es indispensable que se den en la sociedad ciertas condiciones objetivas y subjetivas. Las condiciones objetivas se dan con la presencia de un Estado que, con su defectuosa organización, favorece los intereses económicos y sociales de un reducido grupo dominante en perjuicio de la mayoría de la población. La pobreza de amplios sectores populares, la flagrante injusticia social, la violencia institucionalizada por leyes inicuas, los actos tiránicos del gobierno son otros tantos elementos que conforman las condiciones objetivas para la revolución, junto con otros factores de orden político, económico y militar. Desde el punto de vista histórico la revolución representa una ruptura entre dos etapas de la vida social, marca una línea divisoria en el tiempo y en las concepciones filosóficas, los valores morales, los pensamientos, las leyes e, inclusive, los lenguajes, hasta el punto que se habla de un antes y de un después de la revolución, que son históricamente antagónicos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
La mayoría de los seres humanos son como las hojas que caen de los árboles, que vuelan y revolotean por el aire, vacilan y por último se precipitan al suelo.

Otros casi son como estrellas, siguen su camino fijo, ningún viento los alcanza, pues llevan en su interior su ley y su meta.

HERMAN HESSE

¿y tú, mi estimado lector, de cuales eres?